AMBLART

desde 2005 ayudando en la promoción del Arte Contemporáneo

Get Adobe Flash player
Búsqueda personalizada

Vale... ¿y ahora qué?. GUSTAVO DÍAZ SOSA. Galería Espai d'art 32. Pollença. Mallorca

Vale... ¿y ahora qué?. GUSTAVO DÍAZ SOSA. Galería Espai d'art 32. Pollença. Mallorca Vale… ¿y ahora qué? Esa es la gran interrogante a la que somete el artista Gustavo Díaz Sosa a sus personajes cuando los enfrenta a sus escenarios.

Una atmósfera kafkiana envuelve a sus ya clásico hombrecitos anónimos en espacios cerrados sin salidas o totalmente abiertos, pero sin destinos. El artista considera estos episodios como un retrato de la sociedad actual. Compone una obra narrativa, pero usando el dibujo y la materia como lenguaje. Parece desbordar lo Real Maravilloso que lleva en sus raíces cubanas cuando irónicamente rinde a su protagonista ante el caos de la situación. Es inevitable la tentación de identificar su obra con su condición como cubano. El espectador suele encontrar un vínculo intenso entre el joven pintor y su origen cubano, a pesar de que reside actualmente en España.

Vale... ¿y ahora qué?. GUSTAVO DÍAZ SOSA. Galería Espai d'art 32. Pollença. Mallorca El dibujo, ya sea al carboncillo, lápiz, ceras o sanguina, predomina siempre sobre un fondo de manchas abstractas que presumen de una riqueza plástica bastante interesante. Sus fondos parten de accidentes que luego inspiran la composición. Gustavo solo tiene claro el discurso, la obra va surgiendo por sí sola a partir del comportamiento de los materiales que emplea.

En esta exposición podremos apreciar obras de diferentes etapas, pero todas rondan la misma cuestión: Vale… ¿y ahora qué?. Es El Hombre ante la incertidumbre de ser, o de no poder controlar el ahora al sentirse marioneta de toda la contaminación social en la que se ve involucrado. Parece perdido, sin fe ni esperanzas, pero a dónde llegará finalmente su Vale... ¿y ahora qué?. GUSTAVO DÍAZ SOSA. Galería Espai d'art 32. Pollença. Mallorca discurso. Lleva ya años profundizando en estas cuestiones y aunque en ocasiones parece repetitivo, si nos detenemos a contemplar su evolución, notaremos respuestas a interrogantes que se formulaban en sus obras anteriores. Gustavo Díaz Sosa no es un artista que se repite, sino que sigue buscando y retratando mediante el lenguaje plástico las grandes cuestiones que siempre incomodaron al hombre: quién soy, de dónde vengo, por qué existo, y qué será de mí al acabar mi historia.

Inauguración: jueves 21 de agosto a las 20,00 h.

Galería Espai d'art 32

C/ Reina María Cristina, 9
07460 Pollença Mallorca
971 532 405
610 253 265

http://www.espaidart32.com




BIOGRAFÍA: Gustavo Díaz Sosa
 
Sagua la Grande, Cuba. 1983
 
1983 – 1998. El comienzo.

Nace un 20 de julio de 1983 en la antigua villa de Sagua la Grande, Cuba. A pocas casas de donde nació Wifredo Lam, máximo representante internacional de la pintura cubana. Ese mismo pueblo ha sido la cuna de decenas de otros grandes artistas cubanos.

Hijo de Juan Gustavo, ingeniero mecánico especializado en refrigeración, y de Arnalda (Maité) Sosa, licenciada en enfermería. Ambos padres descendientes de familias muy humildes y campesinas. Gustavo hijo, o Gustavito -como le llamaban cariñosamente- desarrolló desde muy pequeño mostró un especial interés por el dibujo. Su principal entretenimiento era dibujar con los rotuladores de colores que encontraba ahí donde fuere. Apenas tenía 5 AÑOS y sorprendía su dedicación al dibujo. A esta edad gana el Primer Premio en un concurso de aficionados a las artes plásticas. A los 6 años ya pintaba con los restos de pinturas sintéticas que tenía su padre en el taller mecánico.

Hay que destacar que por entonces Cuba mantenía estrechos vínculos con la URSS y la influencia soviética era intensa en la isla. Sus padres habían viajado en diversas ocasiones a la Unión Soviética de donde habían traído catálogos de museos y libros de arte ruso. Gustavo Díaz Sosa recuerda que fueron estos libros su primera toma de CONTACTO con el arte y su principal motivación. El Hermitage fue el primer nombre de museo que aprendió.

En 1988 nace Marcos Antonio, su hermano y quien será más adelante su mejor amigo y un grandioso artista en el que Gustavo se refugia en sus momentos de crisis, y viceversa.

Por esta época el niño Gustavito tomaba CLASES DE GUITARRA con un profesor particular. Aunque avanzaba no parecía mostrar interés por esta disciplina. Sin embargo, siempre llevaba consigo un cuaderno de dibujos en el que intentaba plasmar sus personajes favoritos de televisión. Tenía entonces siete años.

En 1991 su familia se traslada a La Habana. Afortunadamente sus padres se percataron de su interés por el arte y no dudaron en apoyarle. Su padre se acerca a las galerías y ferias de arte preguntando por quién podría ayudar a desarrollar el talento de su hijo. Conoce entonces a Inti Abascal, un joven paisajista académico que será su primer profesor de pintura. Gustavo niño descubre en el estudio de Inti Abascal un mundo que huele a linaza, óleo, LIENZO y aguarrás. Esos olores se quedarán en su mente como el recuerdo de la primera manzana que comemos de niño.

Visitaba a su nuevo profesor cada jueves. Tenía entonces 9 años. El país cruzaba una de sus peores crisis económicas, sin embargo sus padres hacían "increíbles trucos de magia" para poder comprar en el mercado negro el material necesario para que su hijo pudiese pintar. Fue en estas fechas que pintó por primera vez con óleo sobre LIENZO. Aún se conservan esas obras.
 
Más adelante comienza a relacionarse con otros pintores que iba conociendo. Aún era muy niño. Se matricula en las clases de pintura de la Casa de la Cultura de su localidad, pero notaba, según cuenta, que no era un sitio donde aprender, sino donde pasar el rato. No le gustaba su nuevo profesor porque su estilo era knife y el niño Gustavo lo que quería precisamente era no ser knife. Entonces su padre contrata a quien sería su mentor más importante antes de La Academia, el pintor Luis Duque.
Duque es un artista de muy buena reputación y muy conocido por ser quien prepara a los que se presentarían próximamente a La Academia San Alejandro. La Academia es el sueño de todo joven que desea ser pintor. Duque tuteló a Gustavo desde sus 11 años hasta los 15. En este tiempo le enseñó composición, historia del arte, dibujo del natural, pintura creativa y perspectiva. Fueron cuatro años de intensísima dedicación y dura disciplina. Tuvo que renunciar a muchos de los mejores momentos de la infancia. A sus 12 años realiza su primera exposición personal en la casa de la cultura de su localidad con sus primeros óleos sobre LIENZOS. Dos años después Toni Fernández Seoane, quien entonces fuera director de la galería Domingo Ravenet, apoya al joven talento y le concede el privilegio de exponer en sus salas una muestra de su trabajo. A Gustavito le presentan como un joven precoz lleno de talento.
 
Tras varios años de intensa dedicación ingresa en 1998, con apenas 14 años, en la Academia Nacional de Bellas Artes “San Alejandro”. Una de las academias de arte más prestigiosas de todo el mundo. A Gustavo le espera un nuevo comienzo, una nueva vida llena de sorpresas.
 
1998 – 2002. La Academia.
La Academia “San Alejandro” es muy famosa porque por ella han pasado todos los grandes artistas plásticos de la Isla. Sus profesores son reconocidos plásticos de GRAN prestigio. Para ingresar debes superar cuatro pruebas muy rigurosas y las plazas son muy limitadas. El año en el que ingresó Gustavo aceptaron SÓLO a 11 alumnos cuando se presentaron cerca de 150. Ahora se encuentra de repente rodeado de buenos talentos iguales de jóvenes que él.

El primer año es el más intenso y más duro. Gustavo tenía un gran dominio del color y del material, sin embargo le faltaba dominar el dibujo. Hay que tener en cuenta que la esencia fundamental de las artes plásticas es el control del dibujo. Sus compañeros llevaban ventaja sobre él, pues ellos habían estado más tiempo estudiando en escuelas previas especializadas en arte y pintura. El dominio del dibujo era ahora su principal objetivo. Sin embargo, su profesora Mirta Santana solía decir que Gustavo tenía un ángel especial para esta disciplina y siempre apoyó al joven artista.
 
Aquí conoce y entabla amistad con algunos de sus compañeros. Le arrastra la corriente competitiva y se esfuerza cada vez más por superarse. Una inmensa biblioteca, la rígida disciplina de la institución y el espíritu competitivo juegan un papel fundamental en el ahora Gustavo adolescente. En este tiempo intensifica su dedicación a la pintura y desarrolla sus técnicas. Labora intensamente en sus PROYECTOS a la vez que cumple con las tareas docentes encomendadas.
 
En ocasiones se quedaba a pasar la noche dentro de la Academia para poder pintar durante, ya que por el día las tareas escolares le robaban tiempo de creatividad. Entonces ocupa un aula abandonada donde instala su primer taller. En este período realiza la serie “Tiempo, ENTRE silencios pictóricos”, donde la arquitectura y los espacios cerrados eran su tema principal. Aprovecha todo tipo de material que tenga al alcance, todo lo que sobra de las CLASES O haya sido desechado.

En este tiempo trabaja y explota al máximo su tiempo. Lee mucho y practica meditación. Se empapa de metafísica, filosofía y escatología, pero sobre todo pinta. Por estos años realiza varias muestras colectivas.

En agosto del año 2000 recibe la visita de Fidel Castro en la exposición “Tiempo, entre silencios pictóricos”, inaugurada en la galería René Portocarrero del Teatro Nacional de Cuba. La crítica cubana y la prensa hacen eco de sus logros. Este hecho despertó inmediatamente la atención de todo el país en la obra del joven pintor. Tenía 17 años y estaba en su tercer año de estudios.

Durante este tiempo se involucra en proyectos colectivos, exposiciones y performances. Conoce y se relaciona con la vanguardia artística de la Isla. Era el año 2000 y Cuba estaba inmersa en "la masificación de la cultura", un proyecto dirigido por la Dirección del Gobierno para ampliar el nivel intelectual del pueblo. Gustavo participa en la confección de diversos murales junto a los artistas más destacados.

Viaja a Italia donde realiza una exposición en el Primo Liceo Artístico de Turín.
En el año 2001 es invitado a participar en una exposición colectiva en La Capilla del Hombre (Ecuador), en homenaje al pintor Oswaldo Guayasamín. Viaja entonces a Quito junto a otros artistas en representación del arte cubano.

En el 2001 ya había realizado cuatro muestras PERSONALES y una decena de colectivas. Sus logros eran publicados en la prensa cubana. El precoz éxito del joven artista crea polémica a su alrededor y provoca algunas reacciones en su contra. Ciertos rumores acechaban su carrera. Se hablaba de favoritismos.

En 2002, su Tesis de Graduación "Si alguno tiene ojos, sienta" fue un GRAN éxito, sellaba exitosamente con Título de Oro su paso como alumno por La Academia Nacional de Bellas Arte "San Alejandro".
Este mismo año se presenta al Instituto Superior de Arte (ISA) para continuar su carrera., pero no fué admitido. Algo no iba BIEN. Gustavo cae en una crisis que le desarma por dentro.

2002 – 2004. Post-graduado.
Ejerce ahora como profesor de pintura creativa en la propia Academia "San Alejandro" y traslada su estudio a un pequeño APARTAMENTO en Valle Grande, un pueblo apartado de la capital. Gustavo comienza su vida como artista independiente y con un futuro incierto, como el de casi todos los cubanos. Es por estos años que desarrolla la serie de dibujos en papel “Historia de dos hermanas gemelas”; inspirada en los atentados del 11 de septiembre a las torres del World Trade Center. También trabaja para la exposición "Historia de mi trono allá en la tierra" y "La adoración de los Reyes Magos", dos series que cuestionan la fe y el poder.
 
En el año 2003 se presenta nuevamente a las pruebas de ingreso del Instituto Superior de Arte (ISA), pero no fue admitido por segunda vez. Gustavo cae en una crisis provocada por la frustración y otros FACTORES humanos y políticos.
 
Gustavo se aísla de todos sus amigos y resto de artistas. Huye de las inauguraciones y de los eventos públicos.
 Gustavo es ahora un artista ermitaño e independiente que se abre paso silenciosamente entre sus contemporáneos. Produce muchas obras y realice algunos murales en espacios públicos. Participa en algunos concursos de mediano interés y le otorgan el Premio de la Revista “Arte Cubano” en la Bienal de Paisaje de La Habana.
 
El mercado del arte en la isla es muy pobre, por no decir inexistente o imposible. Sin embargo Díaz Sosa había conseguido vender obra desde muy joven y podía considerarse afortunado por poder al menos financiarse sus proyectos.
 
Un día, inesperadamente, comenzó a construir un mural con chatarras en la plaza de su barrio. Las autoridades intentaron paralizarlo, pero él contaba con el APOYO DE LA COMUNIDAD. Finalmente le otorgaron un permiso especial y siguió adelante con su obra. Hizo un mural de 18 metros de largo y 4 metros de alto a partir de chatarras recuperadas de un vertedero de basura. La Asociación Hermanos Saíz (asociación para el desarrollo de artistas jóvenes) puso todo su apoyo y confianza en esta obra y colaboró en su producción. La televisión y la radio hacían eco de lo que sucedía en una localidad perdida a las afueras de la capital. Una estupenda inauguración popular y un éxito inesperado resurgía el nombre de Gustavo Díaz Sosa en Cuba. Entonces tenía 20 años.
 
2004 – 2008. De La Habana a Europa.
 
Este mismo año, conoce a Emy de Lema, en representación de EMY/ART y quien había descubierto su obra en el Club Havana. Emy/Art representa al artista en varias ferias de arte de España e Irlanda. Se abría una nueva puerta al mercado en Europa. Entonces se le concede la beca de residencia ARTELEKU por lo que se traslada a Donostia-San Sebastián, España. Sigue colaborando con Emy/Art durante un par de años más aunque esta relación profesional se vería menguada enseguida.
 
Instala su nuevo taller en ARTELEKU y trabaja intensamente. Vuelve a sentirse como en los primeros años de La Academia. Cuenta ahora con las mejores herramientas y otros recursos que favorecían la producción de su obra y el desarrollo de su carrera. Conoce a otros artistas internacionales y se involucra con ellos en proyectos y exposiciones.

Participa en talleres de litografía, serigrafía, animación, pintura creativa, edición de vídeo y fotografía. Gana numerosos certámenes de pintura consiguiendo que su nombre se abra paso entre sus contemporáneos de España. Colabora con el artista norteamericano Don Herbert. También conoce a Alfredo Bikondoa, Julián Schnabel, Spencer Tunick, Vuk Jevremovich, Koldobika Jáuregui, Zumeta, entre otros. Conoce también a Santi Eraso, quien será una importante influencia para encausar su carrera.

En el 2004 expone en ARTELEKU su obra más reciente. La ocasión le permite el contacto con nuevas galerías de San Sebastián.

En junio de 2006 inaugura "La última vez que hablé con Dios" en la galería ARTEKO de la propia ciudad. Edita un catálogo para la ocasión con un texto de Josep Lluis Peris y su hermano Marcos A. Díaz Sosa. El Diario Vasco y otros medios publican varios artículos sobre la exposición dejando en buen peldaño el nombre del artista. Se vende toda la exposición y parte de la obra en depósito. ¡Un rotundo éxito!

En abril de 2007 inaugura "El eco de los semejantes" en la galería Ángel Romero de Madrid. Para entonces publica otro catálogo con textos de Fernando Golbano y Marcos A. Díaz Sosa. Ese mismo verano expone en el Cantro Cultural Can Fondo de Alcudia, Mallorca. Aquí conoce al artista Vicenc Ochoa, Ñaco Fabré, Colomar, y al coleccionista y galerista Joan Meliá.

En enero de 2008 inaugura "Homo VS Sapiens", en la galería Concha de Nazelle de Toulouse, Francia. Es esta la muestra que le abre las puertas a futuros proyectos en este país. Conoce al pintor belga Arie Mondaulban y al galerista norteamericano Duane Gautier, presidente de ARCH y director de Honfleur Gallery en Washington D.C..

Este mismo año conoce a la fotógrafa Ana Gutiérrez Rodríguez, quien será su compañera sentimental a partir de ahora y con quien colaborará en varios proyectos de fotografía.

Durante su estancia en San Sebastián todo marcha de maravillas. La obra de Gustavo se mueve, gusta y funciona. Viaja por España y el resto de Europa.

Tenía 24 años y todo iba genial. Gustavo temía tanto éxito. Todo era demasiado perfecto. Se sentía tan cómodo que en llegó a perder el interés por experimentar y crear cosas nuevas. Esto le provocó un estancamiento creativo. y comienzó a dudar de sí mismo.
Entra en una crisis creativa y existencialista.

Gustavo decide dejar ARTELEKU. Entonces se traslada a Madrid donde vivirá con la fotógrafa Ana Gutiérrez Rodríguez. Instala su nuevo estudio en un viejo pajar en la Sierra Norte. Comienza una nueva etapa en su vida personal y profesional.

2008 - 2010. Madrid (primera etapa).
Su cambio a la Capital resulta un paso de avance para el joven artista. A sus 25 años rebusca en su pasado y retoma ideas y temas que había abandonado.
Contaba con un buen respaldo económico y se atreve a experimentar y pintar lo que desea. Su pintura sufre un gran cambio que provocaría el asombro de sus seguidores. Comienza a trabajar con restos de materia orgánica recordándonos al arte povera, y a la pintura del alemán Anselm Kiefer. Gustavo descansa de sus grandes masas de personas para adentrarse en insólitos y dramáticos paisajes. Inmensos formatos donde la materia da color y los cardos secos dibujan sobre el lienzo. Emplea restos de animales muertos, rastrojos y ramas secas, tierra, objetos y sobre todo la plasticidad de la propia pintura. Su nueva obra es intensa, fuerte, dura, pero muy difícil de comercializar.
En 2008 expone la serie "No man´s land" en la galería Xanon de Bilbao. La exposición tuvo muy buena repercusión, sin embargo no se vendió ni una sola pieza. Por primera vez Gustavo se quedaba sin vender nada durante una exposición. Esto le afectará económicamente en los próximos meses, pues había invertido mucho en la producción de estas nuevas obras.

Las galerías con las que trabaja temen a este fracaso comercial y se niegan a exponer la nueva obra del artista. Todos elogian sus nuevas pinturas, pero nadie las expone. La prensa lo compara con Anselm Kiefer, el arte póvera y el neoimpresionismo alemán. Nuevas dudas hierven en la cabeza del pintor. Se tropieza con una nueva sensación que no había experimentado hasta entonces.

En febrero de 2009 participa en la IV Edición de la Feria ART-MADRID. Es representado por dos galerías y destaca entre los más jóvenes expuestos. Comienza a recuperarse económicamente a partir de las ventas de obras anteriores y de pequeños dibujos había hecho presionado por la situación económica.

Inaugura en el Centro Cultural del Instituto Cervantes de Toulouse su nueva exposición "Cette Grande Humanité!". Al mismo tiempo prepara para la galería ARTEKO de San Sebastián la serie "Katharsis de una Humanidad", una fusión entre la obra más reciente y su anterior trabajo.

En mayo inaugura en ARTEKO su segunda muestra. Presenta para la ocasión su nuevo libro con fotos de Ana Gutiérrez. Un éxito aplastante se huele en la sala durante la inauguración. Prensa, radio, televisión... Más de 200 personas durante la inauguración. La obra luce estrepitosamente, sin embargo hubo muy pocas ventas, todos echaban de menos a sus hombrecitos diminutos en masas y perdidos en espacios abiertos.

Una nueva crisis le atormenta. No consigue desprenderse de la obra que le había hecho tan popular. Se siente encasillado y atrapado.

Este mismo año conoce a Victor Lope, un joven galerista de Barcelona que se convertirá en su principal defensor en tierras alemanas. Gustavo comienza a abrirse paso en el resto de Europa de la mano de esta joven galería catalana.

2010 - 2012. Madrid (segunda etapa)

En 2010 inaugura en la Galería Alba Cabrera la exposición "De Condenas y Condenados" en la que presenta sus nuevas esculturas y pinturas de inmensos formatos. La prensa escribe a su favor y la galería edita un nuevo catálogo con la obra más reciente de Gustavo. Por primera vez se venden obras de la serie matérica con huesos y cardos secos. También expone dibujos y pinturas que intentan fusionar ambos períodos del artista. Otra vez se vende toda la obra. Un éxito su trayectoria.

Gustavo se recupera económicamente.
Participa en la nueva edición de ART-MADRID con las galerías Xanon y Alba Cabrera. Gana el premio GO otorgado por la Galería Anquins y Caixa Penedés. Este premio trae consigo la realización de dos exposiciones personales en el año 2011 y la edición de un Nuevo catálogo. También se le otorga el Premio de Pintura de Gran Formato del Ejército de Tierra 2010.

En julio participa como artista invitado en el Simposio Internacional de Artista Izlake-Zagorjie, Eslovenia; donde conoce al artista cubano Alexander Morales. También conoce a otros artistas internacionales como Rudi Benetik, Dusan Kastelic, Darko Slavec y Rainier M. Kohler. Participa además en diversas ferias en Austria, Alemania, España, New York y Portugal.
La galería Honfleur de Washington D.C. representa al artisa en EEUU y en varias ferias en territorio norteamericano

En 2011 participa en la nueva edición de ArtMadrid representado por la galería Alba Cabrera con Graciela Devicenzi. En Alemania es representado por la galería Victor Lope – Arte Contemporáneo de BARCELONA y en EEUU Honfleur Gallery prepara el terreno para próximos proyectos. Mariam Alcáraz y Alberto Cornejo, directores de Galería BAT, conocen a Gustavo y coordinan fechas para una próxima exposición.
 
Colabora con un proyecto de animación para la reapertura del Museo de San Telmo, en San Sebastián. Este proyecto consistió en realizar por varios artistas un corto de animación para proyectarlo en las salas del museo. Aprovecha la ocasión y retoma la animación artística para otros proyectos. Para entonces un amplio dossier de prensa ya acredita la obra del artista.
 
Este mismo año realiza otras exposiciones internacionales. Participa en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Estrasburgo, Francia. También en Karlsruhe, Alemania, Lisboa, Santander, Vigo, VALENCIA, NEW YORK, Miami y Austria, entre otras.

Inaugura “La incertidumbre de ser” en enero de 2011 en Toulouse con la galería Concha de Nazelle; donde presenta, además de pinturas, grabados y esculturas. En febrero del mismo año inaugura “Del otro lado del muro” en la galería Anquin´s de Tarragona con nuevos grandes formatos. Esta exposición será fundamental para el futuro de Gustavo Díaz. La colección Emilio Ochoa & Laura Cañigueral adquiere las dos piezas más importantes de la muestra.

En marzo volvía a presentar su nueva obra en el Forum para las Artes de Vilafranca del Penedés, bajo el patrocinio de Caixa Penedés. Al mismo tiempo presenta su obra en Washington DC y New York con Honfleur Gallery.

Unos meses después recibe una invitación del Consejo Nacional de las Artes Plásticas de Cuba (CNAP) y del MInisterio de Cultura para exponer en La Habana después de siete años desvinculado del arte cubano. Viaja entonces a La Habana donde se INSTALARÁ una temporada para trabajar en la nueva obra. Gustavo trabaja intensamente, nervioso y cuidadosamente, pues se trataba de la muestra más importante realizada hasta el momento. “La muchedumbre de los marcados o la sed de los que no quieren ver” será el título de la exposición que mostrará a su país la obra más reciente del artista. Díaz Sosa renace exitosamente en La Habana. Se reencuentra con viejos amigos y profesores de la Academia. Curiosamente descubre que haber sido aceptado en el Instituto Superior de Arte (ISA) habría sido una maldición, pues no iban bien las cosas por ahí desde entonces.
En junio de 2011 regresa a MADRID habiendo cosechado en Cuba un GRAN éxito.
 
Inaugura en septiembre en la galería Honfleur de EEUU y participa nuevamente en las principales ferias de Alemania y de Austria. También está presente en Arte-Lisboa y ST-Art Estrasburgo, con la Galería Anquin´s.

Inaugura en octubre del propio año la muestra Altrimenti para Spazio 6 de Verona, Italia.

En diciembre alquila una nave en la Sierra Norte de Madrid. Instala su nuevo estudio y comienza a trabajar más inspirado que nunca. Realiza muchas obras nuevas y sobre todo trabaja en esculturas.

En febrero de 2012 inaugura "Purgatorio" para la galería BAT-Alberto Cornejo de Madrid. La exposición fue un gran éxito. Gustavo vive uno de sus mejores momentos después de su exposición en La Habana y ahora en Madrid. Conoce en persona a los coleccionista Emilio Ochoa y Laura Cañigueral quienes adquieren más obras del artista durante este año.

Expone en abril de 2012 en la galería Alba Cabrera su obra más reciente.
En junio de 2012 viaja con Ana a El Magreb, Norte de África, con la intención de desarrollar Sur la Route - Art Project, un PROYECTO de creación artística que consiste en realizar insitu obras inspiradas en el viaje. Ana Gutiérrez documenta todo el proceso. Recorren casi 4.000 km por Marreucos y Sáhara Occidental. Regresan a MADRID con intenciones de volver pronto a África.
Honfleur Gallery de USA se muestra interesado en patrocinar y colaborar con el proyecto Sur la Route.
En 2012 presenta su obra en diferentes ferias de artes de Londres, Alemania, Italia, Austria, EEUU y Suiza
 
2013 La Catarsis:
Época de rotunda crisis económica en el mundo. Los artistas jóvenes son muy afectados. Gustavo aún consigue vivir de su obra. Le proponen nuevas exposiciones y PROYECTOS los cuales intenta cumplir con éxitos. Pocas ventas y mucha inversión.

Por vez primera participa en algunas ferias en las que no consigue vender su obra, sin embargo es bien aclamado y respaldado por la crítica artística.
 
En mayo inaugura la exposición "El golpe moral registrado", en la galería Victor Lope de BARCELONA.
En noviembre inauguro  "Huérfanos de Babel en BAT-Alberto Cornejo.

Revista Saber de Ciencias

Zapatosmania.com La Revista de Zapatos y Calzado