AMBLART

desde 2005 ayudando en la promoción del Arte Contemporáneo

Get Adobe Flash player
Búsqueda personalizada

Ángela Lergo, Jesús Pastor y Sandra Moneny en la Galería C5coleccion

Angela Lergo en C5coleccionLa galería C5coleccion celebra su quinto aniversario con las exposiciones "Bajo el Agua" de Ángela Lergo y "Reflejos" de Jesús Pastor. Al mismo tiempo, las piezas de vidrio de Sandra Moneny, "Una nueva sed", introducen al espectador en el mundo del diseño industrial.

 

 

 

ÁNGELA LERGO


Bajo el agua


Angela Lergo en C5coleccion

Angela Lergo en C5coleccion

Angela Lergo en C5coleccion

 

Jesus Pastor en C5coleccion

Jesus Pastor en C5coleccion

Jesus Pastor en C5coleccion

 

Sandra Moneny en C5coleccion

“La creación de esta obra es un trabajo de conjunto, no un trabajo aislado, en el que influyen el azar, la reflexión de Ángela Lergo sobre el objeto creado, el diálogo con el material y el espacio y la relación de su estructura con otras estructuras. Hay una primera intención de presentar al hombre en la naturaleza -y en este caso la naturaleza del agua- buscando una conexión con el exterior. En la elección de los materiales hay un deseo de enfrentar lo elaborado con lo dado, lo natural con lo artificial. Lo básico del caucho y lo elaborado de las piezas luminosas de neón y las planchas de látex donde se crean los juegos de luz para simular el agua que salta y se refleja en el aire y en la pared creando un espacio envolvente... Bajo el agua se encuentra el suelo y bajo el agua se encuentra nuestro reflejo cuando nos miramos en él. Casi como si de la historia de Narciso se tratara, el agua nos devuelve nuestra propia imagen. Bajo el agua se encuentran simuladamente la mayor parte del cuerpo de sus esculturas, también sumergidas algunas en sal, que recuerda esa agua….”

 

 

JESÚS PASTOR


Reflejos


“La exposición tiene la fotografía por lenguaje, pero la clave reside en una pieza casi desplazada, de esquina, con cristal por materia… Existe una relación entre las fotografías y esa pieza de cristal, pero no es de ilustración: no se fotografía la pieza y se exponen los resultados. La diferencia es sutil pero fundamental y trascendente para esta exposición. Si uno ve la pieza de cristal comprueba que son láminas casi dibujadas, láminas de cristal templado de 19 mm de espesor, de forma triangular, colocadas en una esquina, y cada lámina tiene un dibujo, no encima del cristal: es una forma mate que aparece como consecuencia de sustraer material al cristal. Es de una forma de dibujo sobre el cristal pero sin añadir elementos del dibujo como podrían ser lápiz, pintura, acuarela gouache… Las láminas de cristal están acumuladas, unas encima de otras como si del plegado de un papel dibujado se tratara. La disposición, materialidad y grosor de las láminas al ser acumuladas (plegadas), nos invita a acercarnos y percibir el espesor como una sensación capaz de crear un espacio virtual de enorme sugerencia y sin referencias de medida, porque el espesor ocupa todo el campo visual y varía con el movimiento. Se produce la transmutación del espacio plano de representación al espacio-sensación del espesor de una lámina-hoja: es el final del recorrido, iniciado en un plano de dibujo transparente (cristal), que ha pasado por la sensación del espesor que es recuperado al plano de representación, pero ya de la única manera posible, como fotografía. La fotografía es el resultado final y necesario en un camino de reflexión, no es un recurso documental.”

 

SANDRA MONENY


Una nueva sed


Me interesa el decorado, la desproporción y la distancia, la apariencia, la trampa como ilusión ficticia y real. Las pasiones y apetitos. Lo que fascina. Utilizo el vidrio como reclamo, cebo. Trabajo con la presión y resistencia de un material, con su carga. Hasta hoy he utilizado elementos con los que mantengo un nexo emocional físico. Cambiando su material original, quitándole o concentrando de golpe el color, transformo su naturaleza,  les doto de permanencia, les doy fragilidad, para abrir una sensibilidad a lo imposible.
 
Herméticos, autónomos, encerrados en sí mismos, expuestos como objetos de devoción privada.  En el centro de la escena. Quién los quiere? Aislados en un espacio sometido a la acción extrema de la luz se convierten en joya, trascienden. El vidrio era peligroso porque era seductor. Detrás de todo, estaba el miedo terrible a perderlo. Hoy me permito reclamar su atención, convertirlo en voraz.

 

Hasta el 31 de mayo

Galería C5coleccion

Santiago de Compostela

Revista Saber de Ciencias

Zapatosmania.com La Revista de Zapatos y Calzado