AMBLART

desde 2005 ayudando en la promoción del Arte Contemporáneo

Get Adobe Flash player
Búsqueda personalizada

Presencia del mundo femenino y mágico en Arco 2019

Presencia del mundo femenino y mágico en Arco 2019El 27 de febrero comenzó una nueva edición de ARCO Madrid. Hemos podido ver exposiciones de galerías con obras desde las más experimentales a las más tradicionales, donde más de treinta países han estado representados.

El mercado del arte se mueve y tuvimos la ocasión de apreciarlo de cerca. Esta edición de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo tiene a Perú como país invitado y una notable presencia de artistas internacionales.

Exponerte ante tal magnitud de manifestaciones artísticas resulta a veces abrumador, es necesario dejar pasar cierto tiempo para digerir esta experiencia que en algún lugar del alma deja una huella impresa que solo el arte puede producir. Me gustaría resaltar la presencia de los tapices, muchos artistas han elegido este formato para expresarse. Esto me conecta con la recuperación de la tela, elemento que conecta con la energía femenina. Mirarlos me conecta con mis abuelas tejiendo entre todas un tejido donde expresaban aquellas cosas que quizá no podía de otra forma. Me conecta también con la calidez. En muchos casos las galerías resultan algo frías, la presencia de los tapices aportan calor y un toque de amorosidad sutil que invita al espectador a tocarlos y tener un contacto más íntimo con ellos.

Por otro lado y también en relación a esta presencia de energía femenina, resaltaría la aparición de mariposas en muchas obras, en unas como espíritus velados que vuelan en espacios blancos y grises como cielos de ensoñación. En otras, como obras escultóricas con movimiento, encerradas tras un cristal, quizá con la idea de atrapar la sutil presencia de lo efímero.

En definitiva el concepto de transmutación recorre muchos de los pasillos de este inmenso espacio que veíamos expectantes, dejándonos tocar por esas sensaciones etéreas que a veces chocaban con obras de carácter más realista y concreto. Poesía y realismo convivían de manera armónica.

Entre dos paredes blancas nos encontramos un cuadro negro, con tiras flexibles y ligeras, como un mar de nubes con olas verticales, una obra cargada de musicalidad y sentimiento.

Entre esas oleadas de oscuras presencias podíamos descubrir la belleza de la sombra, de lo oscuro en movimiento, evocando mundos etéreos sin nombre.

 

Por M. Villanueva

Revista Saber de Ciencias

Zapatosmania.com La Revista de Zapatos y Calzado