AMBLART

desde 2005 ayudando en la promoción del Arte Contemporáneo

Get Adobe Flash player
Búsqueda personalizada

CATA-VENTO. DALILA GONÇALVES. Galería Rafael Ortiz. Sevilla

CATA-VENTO. DALILA GONÇALVES. Galería Rafael Ortiz. SevillaDesde siempre el hombre ha estado condicionado por un concepto que ha ido marcando sus ritmos vitales: el tiempo. Una idea abstracta –a la par que relativa– que en la actualidad dirige nuestras rutinas y que, en ocasiones, nos hace vivir constreñidos, en lucha constante con nuestro entorno.


Dentro de ese insistente reloj que marca una cuenta atrás, la huella del paso del tiempo nos preocupa sobremanera. Sin embargo, a la vez nos atrae por el valor añadido –o restado, según se mire– que proporciona a las personas, a los objetos y en general a todo lo que nos rodea. Las vivencias personales y nuestra memoria imprimen caracteres que los dotan de un atractivo especial.

CATA-VENTO. DALILA GONÇALVES. Galería Rafael Ortiz. Sevilla

Murchamento. .../2015
Instalación. Libros con hojas de color.
Dimensiones variables

 

CATA-VENTO. DALILA GONÇALVES. Galería Rafael Ortiz. Sevilla

El último día. .../2015
Sellos con fechas
48 fotografías
22 x 30cm cada una

 

CATA-VENTO. DALILA GONÇALVES. Galería Rafael Ortiz. Sevilla

Mes Fijo. 2015
2 Positivos en porcelana
18 x 18 cm 

Es precisamente en esta última cuestión en la que intenta indagar Dalila Gonçalves (Castelo de Paiva, Portugal, 1982) a través de una serie de instalaciones y fotografías. Sirviéndose de un juguete infantil, un molinillo de viento (cata-vento), crea una metáfora sobre el tiempo como agente modificador. Este artefacto representa esa dualidad, donde el paso del tiempo –cronológico– deja una estela de recuerdos de nuestro día a día sobre los elementos, señalando y cicatrizando sobre los mismos –el aire en movimiento, lo meteorológico-.
Para ella, los objetos no son más que el resultado de la aglomeración de experiencias, lugares donde la vida y su compás estampan su huella. Su trabajo trata de rastrear y examinar –catar– las cicatrices que el tiempo se ha encargado de dejar sobre ellos, sometiéndolos a un análisis para conocer su recorrido, aunque permitiendo asimismo que estos elementos hablen por sí solos.
A pesar de que su producción nos habla de la fugacidad de la existencia –a la manera del “tempus fugit” tan empleado en el Barroco–, igualmente nos invita a reposar, detenernos en medio de este mundo hiperacelerado en el que vivimos, para observar y escuchar lo que tiene que contarnos todo aquello que está a nuestro alrededor.
El material juega un papel importante en la obra de esta artista portuguesa, considerándolo como motor de sus ideas. En él encuentra una forma de expresión llena de revelaciones, a través de la cual poder reflejar la permeabilidad del mismo, donde los procesos de práctica artística y la cotidianeidad son los principales protagonistas.
En definitiva, su obra nos hace reflexionar sobre el tiempo y su progresión, siempre en constante avance. Son los objetos, marcados por una historia producto de la persona que los utilizó y del trascurso de la vida, los que se convierten en los principales protagonistas de un juego temporal donde la artista nos anima en cierta forma a huir de la celeridad de la vida, instándonos a mirar más allá del mundo que hay ante nuestros ojos.    

Paloma Soriano     



La exposición se podrá visitar del 17 de septiembre al 31 de octubre de 2015

Inauguración: Jueves 17 de septiembre a las 20,30 horas

Galería Rafael Ortíz
Mármoles 12 - 41004 Sevilla (España) - Tlf. (0034) 954 21 48 74

Revista Saber de Ciencias

Zapatosmania.com La Revista de Zapatos y Calzado