AMBLART

desde 2005 ayudando en la promoción del Arte Contemporáneo

Get Adobe Flash player
Búsqueda personalizada

EL ARTISTA: PERSONAJE BOHEMIO O PROFESIONAL DE NUESTRA CULTURA

EL ARTISTA: PERSONAJE BOHEMIO O PROFESIONAL DE NUESTRA CULTURA
Por Estefanía Bautista Brocal
 
Como el mismo director del MUBAM, Museo De Bellas Artes de la región de Murcia, plantea que muchas veces la valoración de la obra del artista, está en las manos de los críticos, galeristas y marchantes. Si se quiere vivir del arte de uno, o bien

 

consigue un enchufe político, o tiene que ir en busca de una galerista para despegar. El artista emergente no posee más alternativas y estas pocas salidas deberían ampliarse: Necesitaría más trampolines en sus comienzos. Es que, actualmente el mundo del arte, es un campo de negocio, marcado por la imagen política y social. El productor es respaldado, afamado si posee relaciones y un buen marketing, en la mayoría de los casos.


Respondiendo a todas estas declaraciones, se plantea la opción de preparar más ampliamente a estos artistas noveles, facilitarles información, experiencia y conocimientos sobre el mundo del arte y su funcionamiento. Además –como hemos expresado- de asignaturas dedicadas a este motivo, conferencias e introducción a contactos, que abarquen, como mínimo, estas demandas. También vamos en la búsqueda de un mayor apoyo en el personaje, desde sus comienzos. Que se puede traducir en una nueva línea de inversiones.
Puede resultar primordial, optar por una nueva inversión en el artista novel. Se necesita de una mayor  información legislativa, metodológica y promocional para éste. Así como una inversión en el personaje -concebido como investigador, miembro social como tal- que desde sus comienzos pueda contar con un apoyo, especialmente económico, con el objeto de no tener que esperar a un respaldo hasta que tenga un renombre. Apoyos como becas para licenciados que inviertan en los tres o cinco primeros años de su despegue como artista. Fundaciones y patrocinadores que actúen como mecenas de licenciados o productores aficionados, así como una nueva organización de los recursos económicos de los que dispone cualquier municipio en su área cultural, etc. No podemos permitir que el artista renuncie a su investigación, propia línea artística, por responder a la demanda para poder subsistir. Como informa la revista virtual `Arte y Mercado´: “En la actualidad, el arte se ha convertido en un objeto con valor económico hasta el punto de que algunos artistas realizan obras con criterio comercial y algunos coleccionistas se gastan sumas muy elevadas en comprar obras como inversión de sus capitales sabiendo que el oro u otros medios de inversión pueden subir o bajar, pero el arte mantiene su valor en ascenso. La compra de estos objetos de arte cumple, por tanto, la ley de la oferta y la demanda” 1 .


Del mismo modo, si nos centramos en la actitud general del artista, nos encontramos con diferentes visiones, algunas aún clásicas –que no ayudan ni al avance del arte ni a él propio- después aquellos que luchan por encontrar su lugar en este, cada vez más, rápido y voluble mundo del arte. Derecho a trabajar en lo que desea, en su propia producción artística, no dejarse moldear por las tendencias, demandas sociales o instituciones es lo que todos ellos subrayan. Ciertamente, están al alcance de todos, conferencias, concursos y festivales que aportan en gran medida a la producción artística y realmente, aportan, siendo importante su continuidad. Pero por otro lado, estos eventos suelen venir de la mano de reglas, parámetros y proyectos concisos ideados para fines concretos: Como premios de pintura de una ciudad en concreto, fotografía con una temática ya escogida por los patrocinadores, esculturas para plazas o establecimientos cívicos con condiciones, límites preestablecidos. Pero existen pocas posibilidades de creación libre y desarrollo personal, tanto si al artista le interesa la creación de la miniatura o pintura flamenca detallada, así como instalaciones de dimensiones gigantescas.  En estas líneas deseamos abogar, abrir la veda a una nueva movilización a favor del artista para que deje de ser un personaje autosuficiente, cuando en realidad cualquier profesional que se precie no debería estar sólo al margen de la sociedad o dependiendo únicamente de las ofertas limitadas que ésta le dedica. El artista puede abarcar mucho más, necesita y se merece tener desde sus inicios más facilidades para desarrollarse. Buscamos replantear lo ya establecido e invertir legalmente en ayudas para artistas noveles. Al igual que proponer independencia a artistas –que consigan su estatus profesional como tal-, respaldando su producción y trayectoria artística.

Estefanía Bautista Brocal

  
1- Arte & Mercado.com. Artículos y comentarios de la práctica del Arte [en línea]. Madrid. Fecha de publicación: 10 de Febrero de 2008 <http://www.arteymercado.com/> [Consulta: 4 de mayo 2010 ].

Revista Saber de Ciencias

Zapatosmania.com La Revista de Zapatos y Calzado