AMBLART

desde 2005 ayudando en la promoción del Arte Contemporáneo

Get Adobe Flash player
Búsqueda personalizada

MUNDIAL DE BARRIO. Miguel Angel Ferreira. Archivo y Museo Históricos del Banco de la Provincia de Buenos Aires “Dr. Arturo Jauretche”

MUNDIAL DE BARRIO. Miguel Angel Ferreira. Archivo y Museo Históricos del Banco de la Provincia de Buenos Aires “Dr. Arturo Jauretche”El mundial de fútbol es el evento deportivo más importante para los argentinos, y cada cual lo juega a su manera. A defender la celeste y blanca en el campo de juego van veintitrés

futbolistas, pero no hace falta ser futbolista profesional para sentirse parte de un mundial.

Es muy común escuchar la frase “eh flaco pará, ¿qué te pensás, que estamos jugando el mundial?”, cuando en algún picado barrial entre amigos a alguno se le va la pierna fuerte. Y la respuesta a esa pregunta es que si! En el momento de jugar a la pelota, la pasión por el deporte hace sentir a uno que se juega la vida, y tan sólo es un partido de fútbol. Estas ganas de ser parte del mundial asoman desde la infancia, cuando los chicos eligen personificar a su ídolo y gritan “canté pri, yo soy Messi” o cuando eligen “ser” un equipo o una selección cuando se juntan a pelotear. Cada cuatro años sucede algo inexplicable, y casi todos, sean futboleros o no, se quieren poner la camiseta y gritar “Vamos Argentina”, y para no ser menos, también se calza la celeste y blanca el jugador de metegol que habita en las obras de Miguel Angel Ferreira. Los metegoles se ponen la camiseta, inflan el pecho con el dorsal número 10, ese que todos los chicos quieren tener, y salen a la cancha a jugar su mundial, el Mundial de Barrio.
MUNDIAL DE BARRIO. Miguel Angel Ferreira. Archivo y Museo Históricos del Banco de la Provincia de Buenos Aires “Dr. Arturo Jauretche”Mirando un partido por televisión el futbolero se desespera, grita, insulta, se muerde las uñas, abraza al que tenga al lado e incluso puede llegar a llorar. La pasión por el deporte más popular del mundo se refleja aún a miles de kilómetros del estadio donde se juega. Pero no hace falta ver el encuentro para que todo esto ocurra, los jugadores de metegol de Ferreira se retuercen, se doblan, se abrazan, patalean, se quiebran y a veces hasta terminan colgados, y ellos solamente escuchan el partido por radio, por la clásica Spica. La histórica radio portátil con funda de cuero era el medio por el cual vivían los partidos de los mundiales muchísimas personas, entre ellas Ferreira y sus amigos que se agrupaban alrededor de una Spica para escuchar lo que sucedía con el seleccionado en la Copa del Mundo.
La costumbre de juntarse a vivir un partido a través de la radio fue desapareciendo cuando la televisión ganó terreno. También se encuentra casi en extinción, al menos en las zonas urbanas, la práctica del fútbol en las calles. Miguel solía jugar en las calles de la localidad de Morón, que tenían en la mayoría de sus veredas las tradicionales baldosas pequeñas y rayadas, esas que todos conocemos y ya empezamos a ver como antigüas, por lo cual encajan perfectamente en su obra.
MUNDIAL DE BARRIO. Miguel Angel Ferreira. Archivo y Museo Históricos del Banco de la Provincia de Buenos Aires “Dr. Arturo Jauretche”Desde el primer mundial disputado en 1930, cada evento tuvo su pelota oficial, así como en Brasil 2014 la elegida es la Brazuca, el Mundial de Barrio tiene designada la suya: La Pulpo. La mítica pelota de goma que se cansaron de patear los contemporáneos de Miguel en su infancia, es un juguete casi desconocido por los chicos en la actualidad. Rara vez se los vea jugar al fútbol con La Pulpo, la cual pasó a ser utilizada más que nada como pelota playera.
Las obras de Ferreira están repletas de objetos en o en camino al desuso, muchos catalogados como antigüedades, algunos casi desconocidos por las nuevas generaciones, pero sin embargo todos ellos son piezas claves en el equipo que Miguel seleccionó para afrontar el Mundial de Barrio.
El artista cuenta con viejos conocidos para la ocasión, largos años de trabajo con y sin pelota Pulpo, con jugadores de metegol que aprendieron a pisar la pelota, a hacer una chilena, a saltar y cabecear entre las nubes o bien a despejar con el espectacular “escorpión” de René Higuita. En este camino algunos sufrieron lesiones, unos se doblaron los tobillos, otros quebraron sus brazos de metal de tanto enroscarlos; también sufrieron el ataque de los medios, la Spica los mordió e intentó manejarlos, pero ellos se sobreponen a todo y siguen para adelante con su objetivo. Con una técnica exquisita están dispuestos a ir baldosa a baldosa para llegar a lo más alto, hacer historia y dejar sus marcas en los libros, provocando la nostalgia a quien se les ponga adelante, haciéndolos sentir como niños nuevamente al recordarles su infancia. Ya con la camiseta puesta están listos para salir a la cancha y de la mano de Miguel Angel sentirse más mundialistas que nunca, viviendo su propia Copa del Mundo, el Mundial de Barrio.  


Fernando Ferreira


MUNDIAL DE BARRIO
Con la Pulpo, la SPICA y el metegol
 
Inauguración Jueves 12 de Junio 18.30 hs.
Del 13 de Junio al 31 de Julio de 2014
Lunes a viernes 10 a 18 hs Entrada libre y gratuita
 
Archivo y Museo Históricos del Banco de la Provincia de Buenos Aires “Dr. Arturo Jauretche”
Sarmiento 364 –  Buenos Aires – Argentina.

Revista Saber de Ciencias

Zapatosmania.com La Revista de Zapatos y Calzado